Español English Frances Aleman Portugues

En busca de conversaciones perdidas…

Se dice que “Nadie es tan pobre que no tenga nada que dar, ni nadie es tan rico que no tenga algo que recibir”. Podría afirmar en este contexto que “Nadie se encuentra tan vacío que no tenga nada que aportar, ni nadie es tan experto que no tenga algo que escuchar”.


Autora: Maria del Carmen Urbina Romero -  México

Estamos en una era en donde somos testigos del acelerado desarrollo tecnológico, de la creciente invasión cibernética, del posicionamiento de la automatización, de la virtualización de muchas de las actividades de nuestra vida cotidiana, del despliegue de infinidad de redes sociales que pretenden acercarnos y conectarnos más, pese a las distancias geográficas, brechas multiculturales y generacionales, nos topamos irónicamente con un alto índice de desconexión, aislamiento e invisibilidad humana. Sin negar las bondades que hoy nos ofrece la tecnología, pareciera que la práctica de compartirnos a través de la conversación y la escucha, han pasado a segundo término; por no decir que han quedado desplazadas o reemplazadas por la primacía o sobrevaloración del mundo cibernético. Todo esto de alguna forma ha venido hoy a transformar vertiginosamente nuestra forma de vivir, de relacionarnos y de interactuar al punto de que para sobrevivir y no sentirnos en un desierto, necesitamos “estar in” con todo ello.

Hablando más específicamente desde un contexto empresarial, paradójicamente el mundo organizacional exige (entre otras muchas cualidades) tener en la mira la comunicación y la escucha como elementos claves dentro de su modelo de competencias para la selección, reclutamiento y desarrollo de sus colaboradores, así como una buena práctica en el desempeño de sus funciones.

A lo largo de más de 25 años que he tenido el privilegio de ejercer el rol de consultor y facilitador de procesos organizacionales, interactuando con equipos de alto rendimiento en diferentes giros, tamaños y tipos de empresa; con audiencias de todo nivel e implementando diversos tipos de metodologías y modelos didácticos, no había encontrado uno que tuviese tal cantidad de atributos como Open Cards Methodology, ya que facilitan el despliegue ágil, sencillo e inmediato de conversaciones de valor basadas en la inteligencia colectiva, que da paso a un sinnúmero de conexiones que se desembocarán en ideas  prácticas, tangibles y aterrizadas para la generación de planes de trabajo realistas y focalizados a un propósito.

Puede sonar inaudito; sin embargo mi experiencia usando las cartas que integran los diversos Kits que nos ofrece Open Cards, me ha permitido constatar la magia que se puede lograr en muy poco tiempo dentro de una dinámica fascinante, donde la participación y el involucramiento espontáneo de las personas implicadas, ha sido sorprendente a partir de ellas,  con estímulos visuales que en definitiva marcan una diferencia al detonar diálogos colaborativos y el flujo creativo de propuestas de valor.

Desde el día que tuve acceso a esta plataforma y me certifiqué, he fungido como embajadora de ella, integrándola en mis sesiones familiares, de instrucción, consultoría, coaching individual y de equipos, siendo testigo de maravillosos resultados inmediatos y exponenciales. Su inclusión en diversos escenarios, me ha permitido potencializar el impacto de la capacitación y de todo tipo de intervenciones al actuar como catalizadores de diálogos constructivos, basados en los principios que sustenta la metodología: polinización cruzada, empatía, divergencia y convergencia resultante de las conversaciones, en donde la sinergia se hace evidente al sumar opiniones y generar un sentimiento de co-creación inclusiva y participativa.Por último, cabe destacar que el principio de agilidad no está peleado con la profundidad de la conversación: es capaz de suscitar interacciones ágiles en donde se llega a la esencia y corazón de las ideas, se exploran temas con diversos enfoques y se ponen de manifiesto emociones y valores que, de no acercar el estímulo, quizás se habrían dejado de lado.

¡Rescatemos pues el valor de la interacción, de la conexión, de la proximidad…Tendamos los puentes de conversación que hoy se requieren en todos los ámbitos para afrontar los desafíos de una nueva era, que sin duda nos depara futuros inimaginables!.


Trabajamos en 5 desafíos: Cultura y equipos para aumentar su efectividad, innovación para generar sostenibilidad, métricas para entender la experiencia del cliente interno, conversaciones estratégicas y de negocio y empoderar líderes que enfrenten múltiples entornos.

Contáctenos