Avanza desde la inteligencia colectiva e impulsa tus proyectos

Conoce una herramienta para impulsar el poder de la polinización


En este momento sin precedentes que atraviesa la humanidad, nuestro mundo está más hiper-conectado e impulsado por la tecnología que nunca. Sin embargo, nos estamos perdiendo el disfrute de auténticas conexiones que lleven a construir relaciones, y hagan que nuestras vidas valgan la pena en diversos ámbitos como el personal, profesional, familiar, espiritual y social.

Si queremos dejar un legado positivo y hacer del mundo un mejor lugar, algo tiene que cambiar, pues conectar con otros requiere intencionalidad para crecer con propósito. No en vano la inteligencia colectiva surge cuando las personas se conectan consigo mismas y con otros en formas creativas.

Solo evolucionamos cuando nos escuchamos y damos cabida a cada aporte único, movilizando nuestro ecosistema para avanzar, crecer, cocrear y desde la polinización impulsar nuestros proyectos. Tal como en la naturaleza la polinización es un proceso fundamental para que las plantas en flor produzcan frutos, la inteligencia colectiva tiene como objetivo la democratización y multiplicación del conocimiento, llevando de un aprendizaje estático a un aprendizaje de crecimiento.

Según la doctora Carol Dweck, existen dos tipos de mentalidad, la fija o Fixed Mindset y la mentalidad de crecimiento, o Growth Mindset. En su trabajo, ella demostró cómo el tipo de mentalidad de una persona prepara el terreno tanto para las metas de aprendizaje, como para las metas de desempeño. Las personas con un Fixed Mindset creen que la inteligencia es fija o que ella no cambia mucho. Estas personas tienen miedo a las fallas y en algunas ocasiones, inclusive por ego, prefieren no exponerse y no escuchar las ideas de los demás. Por otro lado, las personas con un Growth Mindset comprenden que su inteligencia puede aumentar desde el aprendizaje colectivo, no le tienen miedo a los retos y si son líderes polinizan y cocrean, más allá del ego.

La inteligencia colectiva también se asocia a la Serendipia pues es espontánea e inesperada. Las metodologías que promueven el aprendizaje colectivo y el espíritu colaborativo, como los Open Space y los World Café, usan esta mentalidad para generar espacios simples y efectivos en un formato flexible para abrir y liderar diálogos desde un proceso creativo, compartiendo conocimiento y creando innumerables posibilidades para llamar a la acción a grupos de diversos tamaños.

Profundizando un poco en una de estas metodologías, el World Café, se plantea como un proceso de interacción a través de la conversación entre un grupo de personas, de forma cálida y significativa, donde se plantean una serie de preguntas, para generar ideas, acuerdos y caminos de acción creativos e innovadores, en un ambiente acogedor y amigable, semejante al de una cafetería.

Las conversaciones en un World Café se desarrollan en mesas o salas virtuales de cuatro a seis personas, que de manera simultánea analizan el mismo tema o pregunta durante un tiempo determinado graficando sus conclusiones, y al finalizar éste, cambian de mesa y continúan la discusión con otros participantes, cambiando cada cierto tiempo hasta abordar todos los temas propuestos. 

Para que el espacio se desarrolle de manera ideal, en cada mesa se designa un anfitrión, que además de no rotar, recibe a los viajeros, es decir a todos los que se mueven y traen ideas que han surgido de sus conversaciones previas (en mesas/salas anteriores) y las conectan con lo que van escuchando de sus compañeros.

¿Cuáles son los pasos y elementos de un World café?

1. Marco: Crear un ambiente especial a menudo en forma de cafetería (mesas pequeñas con sillas alrededor / asignación de salas virtuales según cantidad de participantes).

2. Bienvenida y presentación: Comenzar en una sala común (todo el grupo junto), donde se da una bienvenida y se hacen diferentes rompehielos para introducir el proceso. Te invitamos a que conozcas las siguientes dinámicas (rompehielos), que hemos diseñado en Openmind: 20 Rompehielos

3. Preguntas: Se formula una pregunta en cada ronda que se repite en cada mesa o sala, diseñada de acuerdo con el contexto y el propósito del encuentro. Se pueden hacer las mismas preguntas para más de una ronda o realizar otras distintas, para centrar la conversación o fomentar la democratización y el aprendizaje de crecimiento. 

4. Rondas de grupos pequeños: El proceso se inicia con la primera, de tres o más rondas, de 15 a 20 minutos de conversación en cada mesa/sala. Al final de cada ronda, los participantes viajeros se trasladarán a una sala diferente. Uno de los integrantes se designa como anfitrión de la sala, quien para la siguiente ronda dará la bienvenida al grupo siguiente de viajeros y explicará lo que se conversó en la ronda anterior. Para estos espacios si trabajas de manera remota te recomendamos usar plataformas como https://www.mural.co/ o https://miro.com/

5. Polinización y co-creación: Los grupos pequeños son invitados a compartir sus opiniones y resultados de las conversaciones de manera visual con el resto de los participantes (viajeros y anfitriones, es decir con todo el grupo). Los gráficos que pueden ser carteles, bocetos o incluso graphic recordings, se colocan en la parte frontal de la sala al finalizar para que las personas compartan sus experiencias.

Te invitamos a compartir este artículo y ser parte del cambio, ayudando a otras personas a conocer el poder de nuestro mindset, Poliniza para crecer, del aprendizaje estático a la inteligencia colectiva; y si necesitas impulsar este pensamiento en tu equipo u organización entra en contacto con nuestro equipo.


ARTÍCULOS RELACIONADOS


"SURFEAMOS LA OLA DEL CAMBIO JUNTOS"

Contáctenos