Conecta emocionalmente con todos

¿Cómo funciona la Inteligencia Emocional?


Inteligencia emocional es la capacidad que tienes para identificar, entender y manejar de forma correcta tus propias emociones y las de otras personas, para poder sostener buenas relaciones con los demás y lograr los resultados que deseas. Ser inteligente emocionalmente es tan o más importante que poseer un adecuado coeficiente intelectual y una de las habilidades más importantes en los entornos laborales y sociales.

Imagina a una persona absolutamente brillante pero sin la capacidad de conectarse emocionalmente con sus clientes o usuarios, tomándose las cosas personalmente, dejándose llevar por sus emociones o sentimientos en las diferentes situaciones que experimenta en su trabajo, o haciendo comentarios que salen directamente de su boca sin pasar por el filtro de su cerebro. Probablemente esta persona, tendría serios problemas con las personas con las que interactúa, perdería su confianza y rápidamente se quedaría sola.

¿Cómo funcionan las emociones?

Las emociones son impulsos, reacciones físicas y psicológicas que te llevan a actuar de una forma específica. Son provocadas por tus sentimientos, recuerdos o por la forma como percibes o interpretas una situación.

Como diría el mismo Daniel Goleman, uno de los autores más importantes de la inteligencia emocional: “Si no dispones de unas buenas habilidades emocionales, si no te conoces bien, si no eres capaz de manejar las emociones que te inquietan, si no puedes sentir empatía ni tener relaciones estrechas, entonces da igual lo inteligente que seas, así, no vas a ir muy lejos”.

Controlar las emociones no es fácil ya que las emociones negativas:
  • Absorben y hacen perder el foco.
  • Generan pérdida de atención.
  • No te permiten avanzar y afectan las relaciones con tu entorno.

Sin embargo cuando adquieres inteligencia emocional:
  • Desarrollas una alta autoestima.
  • Tienes un buen concepto personal y confías en tí mismo.
  • Te motivas constantemente.
  • Reconoces y canalizas las emociones negativas que experimentas.
  • Eres firme sin ser agresivo, eres conciliador.
  • Posees buena escucha y te comunicas de forma asertiva.
  • Pasas la página y no te enganchas con las reacciones de los otros, es decir no te toma las cosas de manera personal.
  • Utilizas la crítica como algo positivo y aprendes de ella.
  • Tienes la habilidad de identificar las emociones en los demás, reconoces sus necesidades y preocupaciones, consigues entenderlos y te pones en sus zapatos.
  • Eres resiliente y aprendes de las dificultades.
  • Eres flexible y te adaptas más rápido a los cambios.
  • Haces que las personas que te rodean se sientan a gusto contigo y no experimenten ningún tipo de sensación negativa.
  • Generas confianza, así puedes conversar, preguntar o aclarar los temas que deseas fácilmente.
  • Mejoras las conexiones con tus clientes internos, lo que te ayuda a entender mejor sus desafíos y ayudarlos a conseguir sus logros.

Una persona inteligente emocionalmente adquiere hábitos, para identificar y controlar sus emociones y su mente, logrando ser más productiva, mientras que la persona que tiene dificultad para controlar sus emociones, se deja afectar más fácilmente, tiene luchas internas que no le permiten concentrarse y sabotea su capacidad para trabajar y alcanzar sus objetivos.

"SURFEAMOS LA OLA DEL CAMBIO JUNTOS"

Contáctenos